Cada vez más la espiritualidad encuentra puntos en común con la ciencia. Conversamos con la guardiana de las Florais de Saint Germain, Talita Margonari, y con el doctor Valdemar Castro respecto del origen de este sistema floral brasilero y cómo este se relaciona con la fisiología bioenergética, en el marco del curso que ambos dictarán en Chile en agosto.

Cintya Ramírez Fuentes

Después de que el Dr. Edward Bach creara las primeras esencias o remedios florales en los años treinta, distintos sistemas han aparecido en el mundo. En Brasil, por ejemplo, en la década de 1990, Neide Margonari creó las conocidas Florais de Saint Germain, que hoy son distinguidas por su efectividad en la protección del campo bioenergético.

“Cada sistema floral tiene una característica bien marcada y específica. En el caso de las Florais de Saint Germain, eso tiene que ver con la energía”, comenta la guardiana del sistema, Talita Margonari. “Yo percibo que muchos problemas físicos comienzan a gestarse en el campo emocional, vital, por eso nuestro tratamiento no se enfoca en la enfermedad, sino que en el origen emocional o energético del problema. Nosotros pensamos en el todo del paciente, no en el síntoma, porque eso es solo una clave para comprender el proceso completo de la persona”, afirma.

Las emociones, al igual que las enfermedades, pueden desestabilizar el campo energético, por eso la importancia de que se vea al ser humano de manera integrada. “La glándula del timo, por ejemplo, es la responsable por nuestro sistema inmunológico desde bebés. Se ha visto que, de adultos, cuando estamos tristes se reduce de tamaño y cuando estamos felices crece. Coincidentemente, está ubicada delante del corazón –como un protector físico– y las emociones que abarca el corazón son los resentimientos muy fuertes”, explica Talita.

Desde esta mirada, se entiende que la mente y las emociones estarían influyendo en la manifestación de enfermedades, y que las esencias florales, entre otras terapias complementarias, podrían reactivar la información original en las células, desde la noción de que el cuerpo es inteligente y sano por naturaleza.

La fisiología bioenergética

En términos simples, la fisiología bioenergética tiene su base en la fisiología y permite comprender cómo funcionan los órganos, además de dar a conocer cuáles son los órganos y las glándulas relacionadas con cada chakra, así como las enfermedades asociadas a ese chakra.

El Dr. Valdemar Castro, dentista y maestro de la cátedra de Fisiología en Brasil por más de 23 años, comenta al respecto:

¿Cuál es la importancia de la fisiología bioenergética en la salud hoy y cómo puede ser un aporte para las terapias?

“La terapia floral cuenta con un abordaje sistémico en salud, donde tiene en consideración el modelo biopsicosocial, que pretende estudiar la causa o el progreso de las enfermedades utilizando factores biológicos (genéticos, bioquímicos, etc.), factores psicológicos (estado de humor, personalidad, comportamiento, etc.) y factores sociales culturales (familiares, socioeconómicos, médicos, etc.).

En ese sentido, es importante para el terapeuta dominar el conocimiento de la fisiología bioenergética, porque hoy están creciendo los equipos multidisciplinarios de atención. Como el terapeuta trabaja con otros profesionales de la salud, es relevante sostener un lenguaje en el mismo nivel: saber de fisiología, comprender diagnósticos y dominar el conocimiento de los campos sutiles”.

Talita coincide en que es relevante que el terapeuta tenga conocimientos de lo físico para equiparar con lo energético. De esa manera, al enfrentarse a un diagnóstico médico o palabras técnicas, el terapeuta estaría más familiarizado y sabría qué acción tomar… “En un problema renal ya sabemos que la emoción que avala el riñón es el miedo, entonces el terapeuta va a elegir las flores que van a ayudar al riñón energéticamente, y va a saber qué preguntas hacer a la familia o a la persona para buscar qué está detrás del síntoma: ‘¿Cuándo el miedo estuvo tan presente en tu vida en la infancia?’, por ejemplo”.

¿Cuál es la relación entre las estructuras anatómicas, fisiológicas, energéticas, espirituales en los seres humanos?

“El abordaje sistémico de salud –la metodología de la terapia floral– considera una integración total entre todos nuestros sistemas y campos, físicos y sutiles. De la misma manera que el corazón y los vasos sanguíneos forman un mismo sistema, y también las neuronas y sus estructuras intracelulares, es importante conocer el mecanismo de interacción de estos sistemas y sus conexiones con las energías espirituales y sutiles”, comenta el doctor.

¿Cuáles son los patrones psico-espirituales que predominan en el mundo actual y cómo cada persona puede hacerse cargo de lo propio?

“Actualmente hay muchas enfermedades asociadas a la ansiedad, la depresión y el estrés. Al tener más comprensión de la causa psico-espiritual que se involucra en esos desequilibrios, se hace más fácil el proceso de autoconocimiento del paciente. El foco del tratamiento no es el síntoma, sino los desafíos del paciente al escoger la salud y la felicidad”.

Al respecto, Talita agrega: “En cada enfermedad hay un patrón detrás. Por ejemplo, el patrón de menopausia, fibromialgia, sistema inmunológico, timo, algunas enfermedades autoinmunes como el lupus y el vitíligo, diabetes, tiroides, jaqueca, trastorno bipolar, fecundación, ansiedad y otros. Es más que solo una percepción de qué está por detrás del síntoma o qué tenemos que tener en cuenta para hacer algún tratamiento floral”.

Compartir el conocimiento

Valdemar Castro fue un escéptico por muchos años. Talita Margonari, quien es también su señora, cuenta que él no creía en las esencias florales cuando se conocieron. “Un día tuvo que asistir a una charla y notó que para cada chakra que yo mencionaba había una glándula relacionada. Empezó a hacer asociaciones con su materia de fisiología y a advertir que esas enfermedades que no estaban explicadas por la ciencia, tenían respuestas que podían ser energéticas”.

Después fue probando las Florais de Saint Germain en su consultorio y con sus propios pacientes. “Él hizo el camino contrario a mí, desde la ciencia hacia la espiritualidad, entonces sabe cómo un escéptico piensa”, dice Talita. A partir de esa posición fue que crearon un curso en que ambos buscan aportar a la salud y el bienestar desde su conocimiento y experiencia.

El 31 de agosto y 1 de septiembre estarán en Chile dictando el curso Fisiología Bioenergética y Florais de Saint Germain. ¿Qué puede esperar la gente que asista al encuentro?

“Este es un curso excelente para comprender el mecanismo de acción de la esencia floral; la mecánica y la física de las esencias y ampliar el paradigma en cuanto a la enfermedad y la actuación de las terapias complementarias integrales. Ayuda a derribar algunas barreras… Porque yo acredito que la terapia floral y otras terapias complementarias pueden actuar muy bien en lo físico también. No solo en el campo de las emociones y los sentimientos”, afirma Talita.

Además, “van a recibir mucha información tanto para equilibrar a la persona que es muy espiritual, como para quien es muy material. Es un traer equilibrio de información al conocimiento de lo físico, mental, emocional y etéreo”.

¿Cuáles son los contenidos del curso y para quién puede ser beneficioso?

“El curso es algo inédito. Vamos a ir viendo las enfermedades para cada uno de los siete chakras principales, cada órgano y cada glándula, así como las emociones involucradas en esos puntos. Por ejemplo, chakra base, órgano riñón y glándula páncreas, de modo que el terapeuta pueda comprender mejor un caso de diabetes tipo I o tipo II y las distintas esencias asociadas. Es más un curso de fisiología bioenergética que de flores de Saint Germain, pero sí están presentes las flores en una medida de 70/30.

En particular, el curso puede ser de utilidad para personas que hacen reiki, meditación, trabajan mentalmente las enfermedades o hacen otras terapias integrativas complementarias, porque se hablará de enfermedades principales, de esencias y del por qué de esas esencias.

Las personas van a comprender cuál es el mecanismo de defensa del cuerpo para ayudar a mentalizar correctamente. Si es un problema de campo, cómo meditar y poner la vibración de la perfección en usted a través de la mente, ver cómo hacerlo para que las células capten la información de la perfección y vuelvan a trabajar correctamente, el tumor se reduzca, entre otros.

La intención es volver a vibrar en perfección, en equilibrio, para que el cuerpo pueda sanarse. Es como si la naturaleza viniese a hablar con nuestra naturaleza divina para volver al equilibrio”, afirma Talita.

En honor a “Saint Germain”

La brasilera Neide Margonari tuvo un llamado espiritual en 1990, mientras estaba en tratamiento con un médico homeópata. Él le dio a tomar la esencia Impatiens, de flores de Bach, y ella experimentó un importante proceso de autoconocimiento, debido a que empezó a acceder a información que, sentía, venía de vidas pasadas. Se veía a sí misma manipulando esencias florales y sintió un llamado tan fuerte, que se volcó a estudiar todos los distintos sistemas y a vivenciar las flores.

Por sincronías de la vida llegó a sus manos el Libro de oro de Saint Germain, que empezó a practicar con diversas acciones: se convirtió al vegetarianismo, meditaba tres veces al día, se separó de su marido para volverse célibe, entre otros.

Más adelante, sentía una conexión magnética tan fuerte con las flores, que incluso se conectaba con ellas y durante tres días vivenciaba todo lo que la flor venía a trabajar en el plano físico y emocional. Podía sintonizarlas.

Su habitación se fue llenando de botellas matrices hasta que vino la revelación de crear un sistema floral. “Un día mi madre experimentó una sintonización de una planta de manera distinta, muy fuerte y urgente, con imágenes de una especie de ascensión”, cuenta Talita. “Cuando supo que eso sucedió el 1 de mayo, día de la ascensión del maestro Saint Germain, decidió nombrarlas así en su honor”.

Al momento en que el sistema floral fue lanzado al público, había solo 45 esencias (hoy son casi noventa). La última de ese grupo inicial fue la que sintonizó el día de Saint Germain.


Valdemar Castro es especialista en fisiología por la Escuela Paulista de Medicina (São Paulo, Brasil) y posee veinte años como profesor titular de Fisiología en la Universidad Metropolitana de Santos, Brasil. Valdemar posee formación en Reiki nivel II.

Talita Margonari Lazzuri es arquitecta de formación, administradora del laboratorio de los Florais de Saint Germain, y terapeuta floral con profundización en antroposofía. Recientemente completó su formación en Reiki nivel II.

Comments

comments